Síndrome de la naranja exprimida

No sé hablarte de otra forma que no venga desde mis tripas, pero dime que no soy la única que tiene la sensación de la naranja exprimida.

No estoy delirando, es neta lo que te digo, o sea, es verdad verdadera lo que te digo.

En estos últimos días me he sentido como una naranja exprimida.

Te explico, cuando haces jugo de naranja por la mañana ( si lo haces ;)) ¿cómo queda la pobre naranjita?

…Toda flaquita, sin nada de juguito, toda apachurradita.

Bueno pues así me siento a veces.

Eso si, lo de flaquita que se me quede eso que no se vaya, pero lo malo del asunto es que es lo primero que se va ¡jajajajajja!!

Pero bueno, el síndrome de la naranja exprima es como un vació interno.

Es normal que algunas veces sintamos que por más que nos esforcemos en pensar, idear, imaginar y todo lo terminado en “ar”, no podemos, nos divagamos viendo cómo va pasando la mosca y nos quedamos pensando que hará en solo 24 horas de vida, si tú tienes 30 y tantos o más ( con 24hr cada día, sácale la cuenta) y no sabes que hace con tantas horas.

 

BIENVENIDA AL CLUB DE LA NARANJITA EXPRIMIDA

-Doctora, ¿Tiene remedio mi síntoma?

-Claro que sí, pero debe de tomar en cuenta lo que le voy a recomendar.

-Si doctora.

-Tómese unas horas, o todo el día, haga algo diferente a lo de todos los días hace, vea películas, videos en internet, lea un libro, vaya al parque, que sé yo es su elección, después regrese a lo que estaba haciendo y listo. 

Por último, dice la doctora, cambia de lugar tu escritorio, empieza a trabajar con tu canción preferida, y cambia tus procesos creativos.  Y lo más importante ama lo que haces.

 

AMA LO QUE HACES

Qué te da el síndrome de la naranjita, pues ya sabe qué hacer.

Es tan normal y humano que nos pase esto, que no creo que ni a _____________ (no sé, pon a tu referente más pro), no le suceda. 

Puedes pensar como ser más creativa, pero si estás en pleno padecimiento, todas tus posibilidades te van a llevar a una depresión creativa, y entonces si vas a sentir que no se te ocurre nada, ni siquiera para mandar un mensaje por el celular.

Pero cuando amas lo que haces, recuerdas porque haces lo que haces, y rebobinas tu propósito todo vuelve con fuerza.

Respirar profundo y recordar cual es el objetivo de que pases horas y horas haciendo productos, o sentada en una silla durante 8 horas al día, olvidando hasta de ir al baño, te vuelves a conectar con ese sentimiento que tenías cuando descubriste tu propósito.

Amar lo que haces, implica muchas cosas, tienes que aguantar, desveladas, decepciones, malos comentarios, ironías, desencantos, enfrentamientos, soledad, angustia, des-conexión de la sociedad, alejamiento de familiares, a veces olvidas hasta de tomar agua en todo el día.

Pero todo esto tiene una recompensa, la recompensa de hacer lo que te gusta.

 

NADIE TE ESTA OBLIGANDO

Eso es lo primero que me digo cuando ya no puedo más, cuando siento que mi creatividad está llegando a la fecha de caducidad.

Pero no hay fecha de vencimiento para que seas una mujer creativa, al contrario, la creatividad evoluciona junto contigo, a tu propio ritmo, tú le pones el danzón que quieras.

Por eso es que el síndrome de la naranja exprimida tiene cura, no hay medicación, pero si tiene remedio.

Cuando te acuerdas que haces esto porque tu lo elegiste, en ese momento te recargas de energía y sigues adelante.

 

LA CREATIVIDAD NO SE AGOTA

La que se agota eres tú, los descansos no son malos.

Cuando te digo que cambies tus procesos, es cambiar tus formas de proceder, de hacer las cosas, cambia algo por tan insignificante que sea, cambia de cortinas, cambia de sillón, cambia de mesa, no sé cambia de algo, pero cambia algo.

Y verás como con cambios tan pequeños tu creatividad aumenta, dicen los expertos que lo que sucede es que creas nuevas experiencias, o sea, que forzas a tu cerebro a hacer conexiones neuronales nuevas, lo sacas de lo mismo pues, y así es como puedes ver las cosas de otra manera, y no solo física porque volteaste el escritorio, si no porque tienes otras perspectiva de lo que te rodea y entiendes de otra forma.

Esto de forma muy natural, te lleva a cambiar tus procesos y a que la creatividad que usas todos los días no se exprima.

No te dejes llevar por la desesperación de la falta o del exceso de ideas, solo tienes que ordenarlas, y fíjate bien la palabra de use ordenarlas, tú eres la que da la orden de cuál es primero y cuál después, y tu misma ordenas que se haga realidad, que se materialice, así que deja de sentirte una naranja exprimida y ¡dale con todo!!!

Nos vemos luego…

 

 

 

 

Pd: te invito a ser parte de grupo de facebook, en dónde hasta GYM creativo tenemos, webinars y cursos gratis, solo para las féminas que estén el grupo.  Acceso inmediato al grupo

 

 
 

12 thoughts on “Síndrome de la naranja exprimida

  1. ADELA EMILIA GOMEZ AYALA

    Hola Gabriela.

    Coincido contigo en que un punto fundamental para que puedas sentirte útil es que te guste lo que haces. Por experiencia puedo decirte que hacer algo que no te gusta, pero lo haces porque no tienes otra opción, acaba pasándose factura.

    En cambio, si te gusta lo que haces, te cansaràs, es lógico, pero tras tomarte el oportuno respiro, volverás con fuerza renovada.

    Un afectuoso saludo

    1. Gabriela

      Verdad que sí Adela!!

      Y es que he notado que este mes todas estamos como más cansadas, no sé si es porque paso enero y le metimos turbo y ya no aguantamos el ritmo o es que apenas estamos pagando la factura de fin de año 2016.

      Pero de cualquier forma lo mejor es amar lo que hacemos, y así la cosa es más fácil, y como dicen si te gusta tu trabajo, nunca trabajarás!!

      Un beso!!

  2. Angélica

    Jajajajaj la naranja exprimida. Me gustó mucho, está muy simpática la imagen. La cosa es que cuando el jugo se acaba imagino que hay que ir a cosechar más naranjas, comprarlas y volver a exprimirlas. Entonces, entiendo que la posibilidad nunca termina. Muchas gracias.

    1. Gabriela

      Es el cuento de nunca acabar, pero como dices siempre tenemos la posibilidad de volver a hidratarnos.

      Esa sensación nos hace volver a empezar con más fuerzas y ganas de hacer las cosas de forma diferente, dándonos cuenta que siempre podemos volver a empezar no??

      Un beso!

  3. Cristina

    Hola Gabriela,

    Me he reconocido en el síndrome de la naranja exprimida. Antes me obcecaba en seguir exprimiendo la naranja, ahora lo que hago cuando me enfrento a esa sensación es cambiar de tarea y pasar a otra que me apetezca más. Lo otro era un pérdida de tiempo.

    Un abrazo.

  4. Noémie

    Hola Gabriela,

    ¡me encanta como hablas de creatividad! Estoy totalmente de acuerdo contigo, la creatividad no se agota, pero se tiene que estimular y renovar.

    Siempre digo que la creatividad es como una respiración: no podemos pretender estar expirando (creando) todo el rato, tenemos que inspirar(nos), sino nos quedaremos sin aire 😀

    Un abrazo!

    1. Gabriela

      Noémie tienes toda la razón, justo eso es la creatividad!! es solo un suspiro.

      Y como dices si no la estimulamos, pues difícil llega, es como todo en la vida “el que busca encuentra”

      Besos!

  5. Conchi

    Hola Gabriela,

    Pues no lo has podido explicar mejor. Nunca lo había pensado de esta forma, pero yo también he pasado por el síndrome de la naranja exprimida. Y, como bien recomiendas, lo que más me sirve es desconectar.

    Aún así, cuando digo desconectar, me refiero a sentirme 100% libre, sin ataduras, ni culpas, por no estar haciendo lo que debería. Cuando mis energías se recargan y vuelvo a ponerme en marcha, suelo recuperar el tiempo “perdido”. Sin embargo, si no consigo desconectar del todo, me pasa que mis períodos de sequía se hacen más largos.

    Un saludo enorme.

  6. Alexandra Dacier

    Yo siempre lo he pensado, a veces somos tan crueles con nosotros mismos. Y me encanta ese punto que dices que nadie nos está esperando y a veces cuando mi creatividad o mi cansancio como dices no quieren ayudarme a avanzar dejo todo a un lago y desconecto. Las cosas salen bien cuando estamos en ese estado total de flow, disfrutar al máximo lo que hacemos sin ninguna presión.
    Saludos.

  7. Amaya

    ¡Hola Gabriela!

    Es genial cómo lo has expresado pero, sobre todo, me ha gustado mucho que nos recordaras eso de “nadie te está obligando”. Así que cojo el mensaje y lo escribo para tenerlo bien visible y recordarme todos los días, que en mi mano está cambiar las cosas que me dejan exprimida.

    Un abrazo fuerte

  8. Raquel

    Gabriela, me encanta la forma de recolectarnos y dejar de ser una naranjito exprimida. A mi me funciona muy bien olvidarme de todo y dedicarme a otra cosa, me gusta el trabajo de inspiración, los ratos pasados mientras simplemente conocemos lo que hacen otras personas. Que bien que no desaparezca nunca.

    Un abrazo

  9. Cristina Píriz

    Hola Gabriela!
    Que bueno lo de la naranjita exprimida 🙂 La verdad es que la vida si no ponemos freno como naranjitas nos lleva…
    Me considero una persona bastante creativa, y a mi me viene la creatividad cuando me desconecto, cuando viajo, cuando me ducho, cuando cocino, cuando paseo, cuando oigo una canción, cuándo huelo un aroma, cuando sale el sol (vivo al norte de Alemania :))…
    Pero la creatividad no me suele pillar currando! jaja
    Y tengo las mejores ideas entre sueños… me tengo que levantar corriendo a escribir muchas veces!
    Un saludo guapa,
    Cristina

Deja un comentario