Procrastino y me inspiro

Puedes o no estar de acuerdo conmigo, y más con toda la información populado por internet, pero de verdad te lo digo.   Yo procrastino y me inspiro, se convierte la procrastinación en fuente de ideas.

Yo no sé si es la traducción o es el contexto que se le ha dado a la palabra.

 

¿Qué tan malo puede ser no pensar por un momento en lo que te bloquea?

 

Te fijas como de repente el decir o pensar tu misma que estas procrastinando te lleva a un punto de sentir que estas perdiendo el tiempo más valioso del mundo.

 

Pero ¿qué pasa, si en realidad ese tiempo lo necesitas para despejar, vaciar y dar paso a nuevas ideas?

 

Entonces ¿no es tan malo procrastinar…?

 

Todo depende del cristal con el que se vea el asunto, a mi esta idea me ronda por la cabeza desde hace rato, incluso lo quería incluir en los 13 beneficios de una emprendedora creativa, pero ese día se me hacía demasiado atrevido.

 

Pero hoy desperté con la idea de externarlo, sacarlo de mis tripas, porque de verdad te lo digo, a mí la idea de pasar un tiempo dándole vueltas a la idea y tal vez buscar referencias de esas ideas y postergando un poco la acción no se me hace pérdida de tiempo.

 

Si bien sabes que para mí el materializar es importante y te lo digo cada puedo, pienso que todo tiene su proceso y sus pasos a seguir.

 

La idea de procrastinar ¡me asusta!

 

Una de las primeras frases que yo observo al contestar si eres procrastinadora es que:

 

“Sí, procrastino mucho viendo pinterst”

 

¡Obvio que ves pinterest por horas! mal harías que siendo una mujer creativa no lo hagas… eso es una fuente de inspiración, de ideas, te refresca las imágenes mentales y te ayuda a reorientar tu idea.

 

No estas perdiendo el tiempo, al contrario, estas reforzando tu idea.

 

¡Basta de pensar que estas procrastinando cuando te estas nutriendo!

 

No te asusta la idea de procrastinar, te asusta la idea de todo el concepto que lo envuelve, claro que debemos de orientar ese tiempo a develar la idea principal y no estar dejando pasar el tiempo sin justificación.

 

Pero al final de todo ese tiempo que según perdiste, está el bloqueo de que no tienes orientada tu idea, o el mismo bloqueo de que no sabes cómo orientar ese proyecto, y así le das vueltas y vueltas…

 

¿Pero quién te dijo a ti, que la idea llega y se gemina sola en tu mente?

 

Pues no lo sé, pero para mí todo tiene su tiempo y su hora, y nadie más que tú que estas al frente de este proyecto sabe cuándo es el mejor momento.

 

Por mucho tiempo pensé que era la más procrastinado del mundo

 

Y bueno si… sí lo soy, pero no me mal entiendas, no es que postergue demasiado las cosas, he aprendido a dejarme fluir con lo que quiero.

 

Tengo el gran defecto de ser muy desesperada, no por algo estoy montando un negocio on line desde cero en sólo en 30 días, ya sabes eso de Ateva y el experimento 30+15, que si me conoces de cerca sabes que le di muchas vueltas.

 

Lo pensé mucho, pero no en plan de planeación y organización, o buscando el cliente ideal y mucho menos en la imagen, todo eso lo tenía muy claro.

 

Todo estaba envuelto en algo más personal, más como de actitud mía.

 

De alguna forma y por alguna razón no quería dar el paso, y eso significo que pensara que esa idea la estaba postergando y que era las más procrastinadora del mundo, porque con todo el plan de negocios hecho, la idea más que clara y con material desde noviembre me convirtió en una procrastinadora.

 

Le di más vueltas que un perro antes de dormir, y donde me refugiaba era en pinterest ¡la verdad!

 

La procrastinación como fuente de ideas

 

Puedes o no estar de acuerdo conmigo, pero a mí el estar horas y horas frente a la computadora o estar en plena contemplación de una idea me ha servido para aclararlas.

 

El dejar de pensar en algo me ha quitado la maleza de mi mente.

 

Desconectarme de todo y dedicarme a solo buscar fuentes de inspiración me ha hecho crecer como creativa.

 

Y conste que todos mis síntomas son de procrastinadora en potencia.

 

Pero al final de este proceso me di cuenta de que fue necesario, fue enriquecedor y que no me voy a sentir mal por postergar una idea el tiempo que sea necesario.

 

Esto dicho por mí es extraño, pero de verdad te lo digo porque lo estoy haciendo.

 

El levantar la cabeza y dejar mis ojos clavados en el techo por un rato y solo observar como la luz se refleja me relaja la imaginación, me deja pensar.

 

El levantarme de la mesa de trabajo e ir a ver una película con mi familia, me relaja.

 

El acostarme en el sillón de la sala a observar, sólo a observar me hace sentir tranquila.

 

El estar desarrollando una idea y pasar a otra y luego regresar a la primera, navegar en internet buscando inspiración o simplemente observar a mis hijas se vuelve una fuente de ideas.

 

No sabes todas las ideas que he sacado de una sola imagen que veo en pinterest, o de leer una frase, o simplemente de escuchar un video por youtube, (y mira que lo que veo por youtube no siempre o casi nunca es de creatividad)

 

Procrastinación = Ideas

 

Dicho esto y poniéndote en contexto de lo qué es para mí la procrastinación, te voy a pasar los beneficios que he obtenido de esta práctica poco o mucho experimentada, llámalo como quieras:  relajación, organización, tiempo perdido, postergación de ideas, miedo, inseguridad, calmante social, antiestres, píldora de me vale madre, día de campo, day off, me da igual…

 

No sé cómo tú quieras, pero de que encuentras inspiración e ideas las encuentras.

 

  • Deja de presionarte y de tratar de exprimir tu cerebro, no te va a funcionar si no está nutrido tú cerebro de ideas y de imágenes, corre a buscar una revista, un libro, sal a la calle observa a las personas, ve los aparadores de las tiendas, sumérgete horas y horas en pinterest pero no solo ve cosas relacionadas a lo que tu haces, ve de todo.

 

  • Observa, sólo observa, el ser consciente de lo que te rodea te hace pensar en el cómo y el porqué de las cosas, y al mismo tiempo en cómo lo puedes adaptar a lo que tú haces, desde un color tirado en el piso, hasta tu taza de café.

 

  • Hasta lo más simple te lleva a la inspiración, cierra los ojos, date una vuelta y lo primero que veas logra que se adapte a lo que estás haciendo, si viste al gato pues piensa al gato para que le sirve lo que hago, o como pongo un gato en lo que hago.

 

  • Práctica la contemplación, yo trabajo muchas horas, entre la creación de cursos, escribir e-books y hacer las flores se me van las semanas sin darme cuenta, pero aun así contemplo mucho, y pensaba que era una pérdida de tiempo, pero hoy te digo que no me gusta contemplar mucho lo que hago.

 

Soy víctima de la procrastinación

 

Yo sí, no sé tú, así como la canción de Luis Miguel, pero yo no dejo de pensar…

 

Le encontré el lado no tan malo, o por lo menos para mí.

 

Te invito a sumarte a esta idea, y desarrollar tus ideas en cualquier estado en el que te encuentres, me da igual si eres mega productiva o estas confundida, todas podemos ver la procrastinación como fuente de ideas.

 

Me voy… te dejo besos doraditos que brillan en mi contemplación…

 

P.D:  Mi grupo de Féminas creativas esta engordando ya somos casi 300 creativas muy activas (de hecho a 2 de ser 300), te invito a ser parte vamos a empezar en el mes de mayo con el training CREA-ACTIVA es gratuito así que te espero, dale click y ¡listo!

 

 

 

      

                

 

BLOG                       CURSOS                   ASESORIAS 

Deja un comentario